TODD RUNDGREN. EL VISIONARIO UTÓPICO (2)

Todd Rundgren’s Utopia (1974)

Todd en su huida “liberadora” los logros de sus dos anteriores discos le parecían poco. Además quería hacer una música que le permitiera concentrarse en la guitarra, donde se interpretaran largos solos que al final lograran una mejora de él mismo como guitarrista.

La musica de Utopia en sus dos primeros discos era progresiva, con temas de desarrollo largos unos buenos solos de Todd y un muro sonoro detrás producido por dos teclados y un sintetizador.

Este tema tiene momentos memorables: cuando empieza Todd a cantar (7:16), un cambio de ritmo que se produce después (10:30) que podría hacerlo el mejor Yes de sus primeros discos.

El disco le vino corto, los surcos estaban apretadísimos. La cara dos compuesta de un sólo tema The ikon duraba más de 30 minutos. A la aguja poco le faltaba para saltar de surco en surco.

Ra (1977)

Su segundo disco, en la onda progresiva, pero con un sonido mas sinfónico si cabe, más extremo, exagerado.. A mi modo de ver, el sonido se les empezó a ir de las manos.

Los títulos de las canciones son demasiado trascendentales. Hay mucho  misticismo barato de la música sinfónica de aquellos años. Overture: Mountaintop and sunrise / Comunion with the sun

Para la promoción de este disco el grupo montó un espectáculo con un escenario con motivos egipcios. Presidia el escenario una pirámide formada por cuatro aristas, las dos de la cara frontal tenián unos escalones y Todd subía al vértice superior mientras tocaba un … basta de palabrería, esto es lo que hacía.

Estos 12-13 escalones se subía todos los días  mientras tocaba la guitarra. Todo un espectáculo con un gran riesgo.

Todd alternó su carrera propia con la de Utopia con una discografía irregular en la que de cuando en cuando salía algún disco brillante, o alguna canción que realmente interesante.

Utopia Oops wrong planet (1977)

Utopia-US-Oops-Wrong-Planet-417795

Ya se empezaban a oír unos toques de AOR mezclados con unas curiosas armonías musicales que rememoraban a los Beatles y/o Beach Boys.

Aquí tenemos de esta época su love in action

Todd Rundgren Faithful (1977)

Fiel, La primera cara se trata de un conjunto de versiones muy fieles a las originales de los grupos que han influido en el sonido de Todd.

Aqui tenemos las buenas vibraciones de los Beach Boys y Rain de los Beatles. Están clavadas.

Bob Dylan, Cream, The Yardbirds, Jimi Hendrix son los otros interpretes de los que Todd versiona.

La segunda cara compuesta por Todd con buenas canciones que inciden en la melodía.

Destaca love of the common man

Cliche con un sonido totalmente Beach Boys.

Todd Rundgren Hermint of mink hollow (1978)

todd-rundgren--hermit-of-mink-hollow-1978

Todd repite. El solo interpreta todos los instrumentos y las voces de este disco. Al más puro estilo de su famosísimo Something Anything.

Una canción destaca entre todas Can’t we still be friends

Volvemos al Todd sentado en el piano haciendo melodías preciosas y unos juegos de voces de gran altura. Según Todd es su canción más versionada. Robert Palmer consiguió un gran éxito, Rod Stewart  también la interpretó. Ninguna de estas versiones se acerca al original,  al uso de los coros reinterpretados por el propio Todd.

Utopia Deface the music (1980)

Utopia-US-Deface-The-Music-458612

El grupo se disfraza de Beatles y hacen uno de los mejores homenajes al cuarteto de Liverpool que jamás se ha realizado. Algunos opinan que es un disco de broma, una parodia. Yo creo que es un disco optimista, vitalista y de una ejecución muy seria. Trece temas que que ademas de tener un inconfundible sonido Beatle todos son, sin ser iguales a una, dos e incluso tres canciones de The Beatles.

El disco se abre con I just want to touch you esta canción tiene  “I wanna take your hand”, “I saw here standing there”, “She loves you” y la armónica de “love me do”. El video que acompaña al tema es sensacional.

Hoi poloi es  sin ser Penny Lane, All smiles es Michelle, Everybody else is wrong una sintesis entre I am the warlus y Straberry fields forever, Life goes on es Eleanor Rigby y así todas.

Un divertimento de Utopía espectacular.

Todd Rundgren Healing (1981)

healing

Healing; curando, sanando.Todd vuelve a su conocida formula de hacerlo todo. Yo me lo guiso, yo me lo como. En este caso se sale de su predecesor Hermint of Mink Hollow y del originario Something Anythig y hace un disco muy atmósferico y ambiental, casi terapéutico . Con unas voces muy cuidadas (como es habitual) y con pocas estridencias. La cara dos es una suite Healing con tres partes y con una melodía que se va repitiendo y que al final consigue engancharte. El saxo que suena en la primera parte es memorable.

En 2010 Todd realizó un espectáculo basado en este disco, donde incluía un coro para ayudarse en la parte vocal de esta trilogía. Por supuesto todos iban vestidos de manera singular (como hace Todd con mucha frecuencia)

Todd Rundgren The Ever Popular Tortured Artist Effect (1982)

Este disco lo sacó Todd forzado por la discográfica y fue su último disco con su sello discográfico de siempre Bearsville Records. Destaca en este disco Influenza

Tin Soldier (tema de los Small Faces) y su archifamoso y gran éxito comercial Bang the drum all day. Esta canción se convirtió en himno deportivo en los estadios de los “Green Bay Packers” y de los Indianapolis Colts. Sonaba cada vez se hacía un touchdown. Hace poco que los Colts han sustituido esta canción por el “Gold on the ceiling” de los Black Keys.

La verdad que la canción se las trae. Si se la dieran a Georgie Dan podría hacer un baile veraniego.

Todd Rundgren A Capella (1985)

Otro disco más donde Todd lo hace todo, pero con la particularidad de que todo lo que suena en el disco está hecho con la voz de Todd, incluso la simulación de los instrumentos. Todd usa todos los recursos técnicos del momento para lograr estos efectos. El disco no le hacía ninguna gracia a Grossman y se pasó más de un año en una estantería. Lo consideraba demasiado experimental.

Bearsville Records cayó en bancarrota y todo su archivo pendiente de salir pasó a Warner Brothers que editó el disco. El disco tiene muy buenas canciones como Hodja y Lost Horizon.

Todd Rundgren Nearly human  (1989)

Todd-Rundgren-Nearly-Human-505538

Más humano, más cercano . Todd vuelve a dar un giro en su carrera.  Cambia su habitual  manera de grabar. Abandona las técnicas que  domina y que tanto ha usado y tan buenos resultados le ha dado. En este disco lo más importante era que los músicos compartieran  la grabación. Más de doce músicos en el estudio con las dificultades técnicas y de agenda que eso llevaba. Convocó a sus excompañeros de Utopía y a la estrella del soul  Bobby Womack.

Destacan The want of a nail 

El piano que suena en 1:15 vale por toda la canción, en el 3:18 se vuelve a repetir. En general tanto la instrumentación como las voces están muy cuidadas.

I love my life  y Unloved children que lo he sacado del tour que Todd hizo sobre este disco en 1990, concretamente de su actuación en Tokio.

Todd Rundgren With a twist  (1997)

Todd le da un pase de bossanova a sus mas famosas baladas. El resultado sorprendente.

Bien esto ha sido el final de esta segunda entrada dedicada a este músico tan polifacético, que tanto me gusta. Le calculo mas de 23 discos como Todd Rundgren y unos 10 como Utopia. Los discos que no he nombrado, no me sorprenden en absoluto y por eso no los he considerado.

Queda pendiente una entrada más de Todd dedicada a su faceta como productor, que también ha sido muy variada y extensa.

TODD RUNDGREN PARTE 1 “A WIZARD A TRUE STAR” (UN MAGO UNA VERDADERA ESTRELLA)

INICIO

Todd nacido en Filadelfia pronto supo que se iba a dedicar a la música, pero en serio, mientras sus compañeros de su primer grupo se fueron hacia la tierra prometida, atraídos por los Grateful Dead y otros hippies del momento el prefirió su ciudad natal.

Formó un grupo de cierto éxito, The Nazz, donde tocaba la guitarra, muy en la onda Beatles, Who, Beach Boys Cream…

Los productores le dieron al grupo (para su desgracia) un aire a “The Monkeeys”

Dos de sus éxitos más importantes fueron:

“Open my eyes”

y sobre todo “Hello it’s me” una balada lenta que acompañaría a Todd en toda su carrera.

En 1969 Todd, que no salió muy convencido de The Nazz,  inició una carrera en solitario, siendo Albert Grossman (ex-manager de Dylan y manager en aquel momento de Janis Joplin, The Band, Peter Paul and Mary) su protector. Todd fue el primer artista en firmar en el sello de Grosman Bearsville records. Ademas de ejercer de músico también se intereso por las grabaciones y la producción, iniciando una carrera paralela como productor que en el próximo capitulo desarrollaremos.

SOMETHING ANYTHING (1972)

todd2

Después de grabar dos discos prometedores (Runt, Runt the ballad of Todd Rundgren) al final de 1971 alquila unos estudios en Los Angeles y graba totalmente en solitario 3 caras de un doble LP. La cuarta cara la hizo con más músicos.

Este doble LP empieza con la increíble “I saw the light”, tema eterno de Todd que compuso en 20 minutos. Todd con 24 años se encontraba en su momento más dulce musicalmente hablando.

He encontrado este vídeo con subtitulos en español. Vaya tema más rrrrrrrrrrrrrrrrromántico. La calidad de la música es indudable.

El disco está plagado de grandes baladas Cold Morning Light, Saving Grace, Marlene

y de canciones algo mas rockeras Black Maria

pero casi siempre en un medio tempo. Algún homenaje al soul  Wolf Man Jack,

Rundgren reconoce su falta de pericia con la batería y Couldn’t i just tell you fue lo más rápido que podía tocar la batería. Por ese motivo en las tres primeras caras dominan las canciones lentas o de medio tempo.

Mención aparte merece Viking song una canción casi de opereta, música que oía en casa de pequeño, pues era una afición de su padre.

Aquí tenemos una reciente versión de Todd de este divertimento.

Pensemos que las ocho canciones que he puesto de este disco todos los instrumentos y voces que suenan están interpretadas por Todd.

El disco fue un gran éxito de ventas. Todd fue reconocido por la crítica (muy a su pesar) como un gran baladista. Se hablaba de él como el “Calole King” masculino.

A WIZARD A TRUE STAR (1973)

Con el dinero que ganó se montó un estudio de grabación(Secret sound studio).  Por fin sería libre de grabar como quisiera, nadie le diría si esto se enchufa así o asá, podría grabar a su antojo sin limitaciones técnicas ni de tiempo.

Si a esto le sumamos sus ganas de “liberarse” de la fama de gran compositor de baladas y de canciones fáciles pues ya tenemos el caldo de cultivo con el que se hizo este portento de disco. Había un verdadero desorden en su interior que tuvo que salir como este disco seguido, sin intervalos y fuera del formato tradicional de canciones de 2-3 minutos.

Tanto la portada como el sonido es muy psicodélico. Mucho se comentó en su momento sobre el uso de alucinógenos para la grabación de este disco. Todd, muy dado a las entrevistas (se cuentan por decenas las que hay registradas en la web) comentó en una muy reciente que jamás había grabado nada en estas circunstancias.La instrumentación incluyó el uso de sintetizadores que en ese momento ya eran accesibles y fáciles de tocar. Todd renunciaba a repetir la fórmula ya sabida de éxito del anterior disco y daba un salto al vacío. Los que le rodeaban, Alber Grossman incluido le pronosticaban una debacle.

Con este tema “International feel” arranca de manera espectacular este disco.

Tic tic tic It wears of y You need your head es otro de los muchos buenos y sorprendentes momentos de este disco.

A este disco separar las canciones es hacerle un flaco favor. Recomiendo al que tenga interés en Todd que lo oiga de principio a fin y mejor en YOUTUBE por tener todas las canciones juntas como el disco original.

Entre estos novedosos temas incluyó un Medley de homenaje al sonido soul de los años 60;

Curtis Mayfield, 

Smokey Robinson,

que maravilla vuelven otra vez. Los tuvimos con el primero de Murakami.

The Delfonics

y The Capitols.

Este maravilloso tributo fue una rareza más de Todd que dejaba a las claras que a pesar de ser un músico experimental, siempre había algo tan básico como el soul que le inspiraba.

Y en este enlace el medley de Todd

A Grossman se le ocurrió pedir a los que compraran el disco que le remitieran nombre y dirección, prometiendo que esos nombres se usarían en un proyecto futuro en el siguiente disco.

Sobre 20.000 personas respondieron. Dentro del disco Todd había un poster con el nombre de todos en un escalado de un gris claro al negro. El poster era un retrato de Todd,

TODD (1974)

Todd-Rundgren

Otro disco doble en el que Todd seguía experimentando pero asimilando su lado de baladista e integrándolo en la experimentación.  Siguió valiéndose de la electrónica e incluyo algunos temas que podrían considerarse dentro del tecno. El resultado del disco podría decirse que es una síntesis entre Somethin Anything y A Wizard aTrue Star.

La crítica del momento recibió bien este disco por su novedad en sonido y arreglos. Era una vuelta de tuerca más a su anterior disco. Pero si una cosa queda clara cuando uno oye este disco es que donde más brilla Rundgren es en las baladas. Es lo que mejor le sale.

Así comienza este disco tan sorprendente

How about a little fanfare

I think you know

The spark of life

Al igual que en el anterior disco, escuchar este a base de canciones separadas es un atentado. Hay que oírlo seguido. Normalmente los temas están fundidos.

En este disco están los cuatro Rundgren que se repiten a lo largo de su carrera y hasta nuestros días.

Todd baladista bajo la sombra de Carole King

A dream goes on forever

Todd el músico atrevido e innovador

In and out the chakras we go

Todd el rockero y gran guitarrista

Heavy metal kids

Todd el cantante de operetas.

Lord Chancellor’s nightmare song

Todas estas “caras” y alguna más se repetirán en la posterior carrera de Todd y que revisaremos en próximas entradas.

Esta primera es la que representa la creación musical más importante de este artista a mi modo de oír.

SELECCIÓN MUSICAL DE HARUKI MURAKAMI (JAZZ Y OTRAS MUSICAS)

Q, al igual que Murakami, es una gran aficionado al Jazz. De hecho el autor tuvo durante siete años un club de jazz en Tokio.

La primera referencia nos la presenta Q cuando entra en una cafetería donde suena el trío de Jacques Loussier. Este pianista francés tuvo la genial idea, en 1959, de adaptar al jazz de una manera muy inteligente obras de Bach. Sus tres discos Play Bach 1, 2 y 3. Fueron el arranque de una carrera que después continuaría con otros clásicos. Debussy, Ravel, Vivaldi…

Gerry Mulligan aquí, coincido plenamente con Q. Yo también admiro a Jeru. Ese sonido del saxo barítono no es el habitual. Estamos más acostumbrados en cuanto a saxos se refiere al sonido del tenor y del alto. Jeru también ha sido un buen arreglista y antes de sus 20 ya hacia arreglos para la orquesta de Gene Krupa. Participó junto con Miles Davis en el “nacimiento del cool” como genero del jazz que compensaba al Bebop frenético.

Q habla de una agrupación de Gerry en la que participaban Chet Baker (trompeta) y Bob Brookmeyer (trombón). Ni spotyfy ni youtube, no ha habido manera de encontrar ni un tema siquiera de esta formación. Se conoce que los 10.000 LPs de Murakami (que casi todos son de jazz y no contamos los CDs) son superiores a los archivos del streaming. En la foto de la entrada están parte de esos 10.000 discos.

Aquí hemos sustituido a Art Farmer por Chet Baker y además tenemos la propina de contar con el gran Jim Hall a la guitarra, que el que interpreta el primer solo. El tema es uno de los mas celebrados de Jeru “Festive Minor“.

Q aprovecha el momento que nos presenta a Gerry Mulligan para meterse con un cantante inglés de la época Adam Ant. Desde luego ya nadie se acuerda del señor hormiga.

Arthur Prysock and Count Basie Orquesta. En un momento Q pone este disco y dice que lo ha oído muchas veces y que es de los mejores discos que tiene.

Gracias a Murakami me he cruzado con Arthur Prysock. Vaya voz, es equivalente a la de Johnny Hartman. El contrapunto que le hace la orquesta del Conde es genial. Afortunadamente, este disco, lo tiene Spotify.

John Coltrane aquí Murakami repite. A Trane lo tenemos también en Kafka en la playa. Q pone el disco Ballads mientras observa que Yuki es totalmente indiferente a este disco.

Freddie Hubbard.

” Red Clay ” Q tiene metida en su cabeza la melodía de este tema y recurre a ella en un par de ocasiones la tatarea o la silba.

Coleman Hawkins y su tema Stuffy

Lee Morgan (conocido en el blog pues fue uno de los profesores de Eddie Henderson), The sidewinder

A estos dos músicos Q los oye en el coche escuchando una emisora de jazz y estos dos temas se quedan en la memoria para tararearlos.

Tiger Rag en un momento dado en un tumultuoso local una banda de jazz, estilo Dixieland interpreta este tema.

Q siempre va con la antena puesta para la música. Vaya donde vaya, si oye algo, lo primero es reconocerlo. En eso, yo y me imagino que alguno de vosotros somos igual.

Hay unos lugares donde la música ha sido tradicionalmente anodina. Ascensores, grandes almacenes, esperas en consultas de médicos. Hace 20-30 años estos espacios se veían amenizados por una música orquestal bastante insulsa con temas propios o tomados de cualquier área de la música popular. Solía ser adornada con coros que lograban un efecto de “pasteleo” bastante cargante.

Esta música estaba dirigida a los que en aquellos momentos irían por sus 40- 50 y se suponía que por término medio este sería el sonido más aprobado por el término medio. Este sector se suponía que era el que llenaba los hoteles, comercios etc y tenía decisión de compra y se le procuraba con estos sonidos un ambiente agradable.

En un momento Q esta en el ascensor de un hotel de mucha categoría y suena Paul Mauriat con su Love is Blue. Hay un momento de esos que Murakami juega con la realidad y con los mundos paralelos. La única conexión con el mundo real es oír este tipo de música pues sabe que en una realidad paralela esta música no puede sonar. La desesperación de Q es tan grande que dice hubiera soportado cualquier cosa (refiriéndose a la música): Los Indios Tabajaras, José Feliciano, Julio Iglesias, Sergio Mendes, The Patridge Family, 1910 Fruitgum Company, Paul Mauriat… Hubiera escuchado encantado el coro de Mitch Miller y a Andy Williams cantando a dúo con Al Martino.

Reconozco que no conocía ni a Mitch Miller ni a 1910 Fruitgum Company y no me atrevo a ponerlos aquí, el que sea atrevido que investigue. De ninguna manera es mi tipo de música, pero no deja de ser curiosa.

Nos quedamos sólo con Paul Mauriat

A propósito de este tema, ahora la gente objetivo de estas músicas “amansantes” somos los que ya hemos oído mucho rock en esta vida y no es extraño oír en estos comercios a “The Stone Roses”, “Bob Dylan”, “U2”, “Police” … Para mí, el colmo fue hace unos meses en unos grandes almacenes de los que no hace falta ni decir el nombre oír a GRATEFUL DEAD y aunque nada tenga que ver con la entrada ahí va lo que escuché

Q también tiene criterio para la clásica y en un momento dado  nos muestra el “Trio opus 100” de Schubert.

Curiosamente Stanley Kubrick ya había usado esta composición.

Bueno hasta aqui todo este extenso repaso a Baila, Baila, Baila y su vertiente musical.

Se han quedado algunas referencias musicales sin comentar. He leído cuatro novelas del autor y esta es la más completa musicalmente hablando.

SELECCIÓN MUSICAL DE HARUKI MURAKAMI (ROCK)

En muchas novelas de Murakami la música es un protagonista más. Normalmente suele atar a los personajes o a la acción a la realidad que a menudo Murakami quebranta.

En Kafka en la orilla, Kafka Tamura, un adolescente de 16 años lleva en su discman una selección tan curiosa como increíble para un chico tan joven. Radiohead, Cream, Prince, y hasta John Coltrane con su “My favourite thing.

Por el contrario la ambientación musical de la novela Baila, Baila, Baila es tan abundante como creíble. La novela está narrada por el propio protagonista, que llamaremos Q, y describe todos los estímulos musicales que se le cruzan en la acción. Bien por los lugares donde pasa, las emisoras de radio que escucha, los discos que pone. Además comparte esta audición con Yuki, una adolescente de 12 años amiga suya.

Q es un joven que escribe por encargo reportajes para revistas. Se considera un “quitanieves cultural” (Q). Musicalmente es el típico “abuelo cebolleta” que por principio desprecia casi toda la música que no es de su época (de estos hay muchos), aunque reconoce que en aquellos años también se hacia música basura. El rock and roll en sus inicios, los Stones y los Beach Boys son los que más le motivan. También es un gran conocedor del jazz de los 50,60 y 70.

En la novela además de “sonar” mucha música hay muchos comentarios sobre esta hechos por Q que nunca se corta un pelo.

SELECCIÓN DE ROCK

Hay tres grupos muy comentados en la novela y que motivan a Q

SLY AND THE FAMILY STONE

Para Q es una seña de identidad. Su tema Everyday people esta varias veces presente en la novela. Todo un canto optimista a la diversidad.

THE BEACH BOYS

Su música es accesible y totalmente “atemporal”. La puede disfrutar una niña de doce años y un adulto de 34 y además al mismo tiempo y compartiendo los coros  de “Surfin USA” y de “Help me Rhonda”.

También hay un comentario reivindicativo sobre la calidad de los discos del grupo posteriores a “Good Vibrations” como 20/20, Holland y Surfs Up.

Esta canción es la que abre Holland

THE ROLLING STONES

Otro grupo totalmente integeneracional. La novela podría discurrir en los 90 o  en la primera década de los 2000 y la referencia a los Rolling Stones seguiría siendo válida.

La primera referencia a los Stones es después de sonar en la radio, para alivio de Q, Brown Sugar .

La segunda referencia a los Rolling es Going to a go go. Yuki y Q van en el coche oyendo la radio. Enseguida Q salta y hace referencia al tema original de Smokey Robinson and the Miracles.

En otro momento Q compra unas cintas de los Stones para compartir en el coche con Yuki.

Ademas de Smokey Robinson hay mucho rock and roll de los primeros 60 como

Ricky Nelson

Jimmy Gilmer

The Dell Vikings

Hasta este momento toda la música propuesta proviene directamente de la esfera musical de Q.

Ahora cambiaremos a Yuki y pegamos un salto a los primeros 80.

Empezamos con David Bowie y su

Talking Heads

Q comparte el interés por este grupo, incluso se permite decir que el nombre parece sacado de una novela de Kerouac (si así fuera David Byrne en su libro “Como funciona la música” nos lo habría explicado con todo lujo de detalles).

Styx

A mi personalmente con estas imágenes y esta música me da la risa. Si no llega a ser por Murakami, Styx no habría salido nunca en este blog. Bienvenidos Styx.

Steely Dan

Ardua tarea el escoger un tema de este grupo que se merece una entrada entera.

Joe Jackson

Me ocurre lo mismo que con el anterior grupo. A Joe Q le concede que tiene un cierto brillo pero que no se sabe vender.

Critica musical

Q tiene un criterio musical muy estricto y reparte leña y laureles a diestro y siniestro.

Considera un “coñazo” (palabra textual) a Fleetwood Mac, Abba, Bee Gees, KC and the Sunshine Band, Donna Summers, Boston, The Eagles, Chicago ( ojo este Chicago no tiene nada que ver con el de https://musicaquemesorprende.wordpress.com/2015/02/07/recordando-a-chicago/  es posterior a su fatídico “If you leve me now”), John Denver…

Para el todos son bazofia, música para sacar dinero a los adolescentes.

Pero si hay alguien que se lleva palos por toda la novela este es Boy George y su Culture Club, otros a los que reparte en otro momento son Duran Duran y The Human League.

Después de soltar esta, reflexiona y comenta que cuando él era adolescente, había también música de este tipo y ataca de nuevo: Nancy Sinatra, The Monkees, Trini López, Pat Bone, Hermant and the Hermints grupos ingleses como The Dave Clark five, Gerry an the Peacemakers… todo esto música horrible.

Y sigue Jefferson Airplane me recordaban a un cadáver con rigor mortis (en este caso estoy muy en desacuerdo con Q), Simon and Garfunkel unos hipócritas, Jackson Five unos neuróticos…

Solo cuando oye Brown Sugar la bestia se calma.

También hay laureles para Bob Dylan, Bruce Springsteen, Joe Jackson, Dire Straits, Cream, The Who, Hendrix, Lovin Spoonful…

Hasta aquí la selección de rock de Murakami.

Continuará con una selección de jazz y otras músicas.